Desde sus inicios, Haras Rapetti ha recibido caballos que necesitan tomar una pausa en la rutina del entrenamiento, para estar un tiempo al aire libre, tomar sol y descansar, antes de volver a la vida de competencia. También recibimos habitualmente caballos que necesitan un cuidado especial, porque deben recuperarse de una lesión o de una cirugía, etc. El último año hemos destinado una parte del Haras, que está totalmente aislada del resto, a la cuarentena.

Descanso

La rutina del hipódromo es totalmente antinatural para los caballos, y por lo tanto genera mucho stress en los mismos. Es muy bueno que los equinos que están en régimen de alta competencia, puedan ir a descansar al campo para recargar las baterías y así volver al entrenamiento con aires renovados.

El tiempo mínimo para que un caballo descanse, son 60 días. Nosotros tratamos de que en ese período el caballo esté el mayor tiempo posible al aire libre, tome sol y tenga contacto visual con otros caballos. En Haras Rapetti los caballos en descanso están durante todo el día en corrales redondos de madera, recibiendo sol, y de noche entran a dormir a los boxes.

En cuanto al ejercicio, el primer mes recomendamos descanso total, sin perjuicio de los movimientos espontáneos dentro de su libertad controlada. A partir del segundo mes, lo empezamos a mover montado, siguiendo las indicaciones del entrenador, para que cuando regrese al hipódromo lo haga con cierto grado de entrenamiento.

Recuperación

Los equinos que por algún motivo sanitario, se ven obligados a suspender el entrenamiento, necesitan una atención y un cuidado especial, en función de cada caso. Habitualmente, recibimos caballos que por sufrir alguna lesión, o por encontrarse en un período post-quirúrgico necesitan salir del hipódromo. En estos casos, nuestro veterinario se pone en contacto con el técnico responsable del equino, para seguir el tratamiento necesario. EL Dr. Barrenechea supervisa permanentemente la evolución del caballo y va informando tanto al veterinario responsable, como al propietario.

Cuando el caballo está en condiciones de volver al ejercicio, siguiendo las instrucciones del entrenador, comenzamos gradualmente a trabajarlo hasta que pueda volver a soportar un entrenamiento exigente.